José Manuel Frías

Mi pasión por la literatura, principalmente en el terreno de la ficción, viene de antiguo. Escribí mi primera novela, "Los sueños de Marciané", a los ocho o nueve años. Por aquel entonces no conocía lo que era una editorial. Únicamente sabía que existían unos elementos maravillosos, los libros, que se compraban en unos establecimientos llamados librerías. Y concebía, por encima de todo, que quería ser escritor. Cuando años después supe del proceso, de la trastienda del mundo literario, comenzó mi bombardeo de manuscritos a las editoriales. Guardo como recuerdo dos cartas de rechazo de aquella "ópera prima", de las editoriales SM y Susaeta, recibidas a mediados de 1990, contando yo trece años de edad. Posiblemente exista correspondencia de uno o dos años atrás, pero estas dos misivas son las únicas que han sobrevivido al paso del tiempo.